La necesito.

P1000831

La veo, en cada gesto parecido de otra persona.

La niego, siempre,
porque no seré capaz de reconocerlo, y no por ella, por miedo, miedo a ver un final de repente.

La añoro,
cada noche, cada comida, en cada canción que escribo con su recuerdo.
Cada vez que me acerco a ella, siento que es un paso en falso, un paso más que doy hacia el precipicio, irremediablemente.

Si me cruzo contigo, a penas digo nada, esa vergüenza que no me caracteriza, sale a poner la barrera.

No puedo cruzar esa línea, no puedo derrumbarme otra vez.
Puedo engañar, decir que todo va bien, pero no puedo mentirme a mí mismo.

¡Vamos! ¡Bésame!

¡Lánzate! pues me temo que a mí ya no me quedan ni fuerzas ni confianza para ello…

¡Vamos! ¡Arriésgate! ¡Improvísame!
Me da igual el sitio, la gente, el momento,…

¡Bésame! Bésame…
No, me temo que no.

Sé que no debo, que no puedo, que iría en contra de mis principios y esas seis normas básicas que siempre llevo encima y que las personas cercanas a mí, bien conocen.

¿Tiro la toalla? No, me desengaño.

(Archivo propio del 12/01/2011)

Mi Big-Bang II (“Por tantos”)

Pederatia

[…]En definitiva, que naces y tienes ya la mitad de tu vida preparada; incluso una religión a la que creer, y hablamos de tiempos en el que este estado (aun pagando las vacaciones que desee en este país al Papa y dando dinero a estraperlo mediante convenios absurdos con la iglesia) se considera laico. Con esto de nacer a finales del siglo XX, nos hemos olvidado de lo que supuso la inquisición y todo el apoyo por parte de la iglesia a quien tuviera dinero y poder, aun contradiciendo los pilares y bases de su propia religión. No han hecho mal negocio no…

Hasta tienen su propio canal de televisión y hacen anuncios “por tantos”, “dé usted dinero”, “por tantos”. Tantos que no hace tanto tiempo han masacrado a tantos como yo, con mis ideales; dé dinero a tantos que no han abastecido ni ofrecido su mano cuando el pueblo pasaba hambre (Dios proveerá, Dios proveerá), tantos que han sido perdonados habiendo violado a niños, tantos que creen que su “salvación” se rige por sus confesiones, poder y ofrendas, y no por sus actos, tantos que han matado a homosexuales por creer que son enfermos mentales, tantos que han matado a artistas, a filósofos, a gente que simplemente no eran de su misma condición; mientras que su religión defiende que todos somos hermanos, hijos de un mismo Dios.
“Por tantos”, eso Padre, pase usted el cepillo, siga diciendo a esas personas que así logrará su salvación, aunque sabe que muchos de ellos seguirán despreciando a gente de distinta cultura, raza, “posición social” o religión, y lo sabe Padre, porque usted también lo hace.

No reflexiono esto sin ninguna experiencia, he viajado y visto mucha pobreza, he visto pobreza que sería complicada escribir con unas pocas teclas de ordenador. Hace años visité también la inmensidad de riqueza que con orgullo esconden los museos vaticanos y entre tanta potencia de arte, tanto poder, tanta…riqueza, sentí rabia, rabia por ver lo mal repartido que está todo, rabia por contrastar la mirada pobre de dos hermanos en los barrios bajos que surgen tras la plaza de Tiananmen, con tanto lujo. Rabia por ver que el dinero todo lo controla y sentir no poder hacer nada para frenarlo.

En cambio, que su Santidad quiere visitar el clima gallego y catalán, pues a gastos pagados, ¡que se suba al “batmóvil” blindado y blanco y venga! ¿Blindado? ¿Es usted temeroso de la muerte Padre? ¿Temeroso de su Dios?

En fin… acostumbrados y acomodados a que ninguno pasará por situaciones similares, ¿por qué no seguir escuchando falacias que os llenen de esperanza cada domingo? ¿Por qué limitaros a vivir una vida si creéis que podéis vivir otra y además, mejor? Eso sí, no os vayáis sin pagar…que la iglesia anda falta de monedillas. Mientras no os toque pasar por alguna de “tantas” situaciones y estés en ese lugar, seguid pensando que esto de la iglesia es muy normal.

Podéis ir en Paz.

(Archivo propio del 22 de Noviembre de 2010)

CNN+

w-gabilondo7

 

“Para mí, CNN + ha sido el paradigma de la independencia informativa en España.”
 (Francisco Terrasa – El País)
 
“El cierre de CNN+ es una mala noticia para la democracia” (Iñaki Gabilondo)
 
Como todos ya sabemos, CNN+, un gran y fuerte icono informativo,  nos dejó a cambio de “gran hermano 24 horas” debido a la adquisición de Cuatro por Telecinco.
 
Triste, una noticia triste, no sólo para el mundo informativo, sino para cada uno; triste al darte cuenta para qué mediocres programas (si se les puede llamar así) tiende la sociedad española…
 
Una cadena de informativos que llevaba emitiendo casi 12 años, por otra únicamente para observar a una casa llena de gilipollas analfabetos…me cabrea…
 
G.H. también se cargó a El Informal…aún recuerdo la despedida de “El Jefe” y Flo mientras mi familia y yo estábamos un verano en la cuidad de las artes y las ciencias.
 
¿por qué pasa esto? Muy fácil, porque la gente lo ve, ve esa basura de programas chismosos sin sentido, hay quien incluso los admira, ¡admira la ignorancia! porque el problema fundamental es que ganan millones con eso,…sale la sinvergüenza de Belén Esteban a opinar sobre la crisis….pero, ¿dónde va? Si no tiene ningún rigor informativo, dudo que en la vida se haya leído un periódico…¿va a que se rían de ella o qué? Porque tampoco tiene dignidad, tiene…no sé, tiene mucha boca que le sirve para decir sandeces… “la princesa del pueblo”…no fastidies. “La vergüenza del pueblo” eso quizás.
 
Telecinco….hay que joderse…un cadena manejada por Berlusconi, pero ¿qué esperamos? Nada más que programas chismosos y “del corazón”, que siempre van de la mano.
Me cabrea…me cabrea que la gente siga agachando las orejas ante el dinero, me cabrea que la gente se crea cada falacia que emite la televisión.
 
¡Echémosle la culpa al gobierno! ¿por qué no? ¿hay algo más fácil? Espero capten mi ironía…
 
Me repugna entrar en un bar y ver puesto Telecinco.
 
 
Por último quiero citar un comentario de una amiga:
 
“Es triste y preocupante. Pero sobre todo dice mucho de la sociedad que estamos creando y que los propios medios alimentan, de esa que se pliega a las cifras y luego llora hipócritamente sus miserias…” (L.)