Triste

HOMBRE-CABIZBAJO

Triste el día, de quien la noche espera.
Triste la noche, de quien espera la mañana.

Triste el que todo tiene, si alguien le falta.
Triste el que nada tiene, por falta y necesidad.

Triste el enfermo, por verse débil.
Triste el sano, débil por cariño al enfermo.

Tristes los amigos lejanos.
Tristes los amantes que no pueden saludar al sol con un beso.
Triste el amor, cuando lo acompaña el anhelo.

Triste Madrid porque no ve estrellas,
triste porque sólo ve el sol a medias.

Triste una pared, que llora goteras,
triste el calendario, que ve pasar los días habiéndolos previsto.

Tristes los árboles metropolitanos,
que al igual que nosotros, no respiran aire puro.

Tristes los ideales que nos separan,
tristes los que crean fronteras.

Triste el vicio, que siempre de alguien te aparta.

Tristes las mujeres,
en políticas que aún hoy en día, siguen desprestigiadas.

Triste la guerra, triste el hambre,
triste el dinero, que crea clases.

Tristes los adolescentes que viven para un fin de semana.
Triste el que siga pensando que la información que la caja nos manda, no está manipulada.

Triste el mundo, por ponerse parches en las heridas,
y no darse cuenta que el capitalismo no es una salida.

Triste la marea, que sube o baja cuán cerca está la Luna,
y aún así, no consigue poder tocarla.

Tristes barbas, echando de menos a tanta gente.

(archivo propio del Jueves, 23 de Marzo de 2001)