Catorce de Diciembre.

PC060023

Hoy, siendo un día tan especial para ti, no puedo estar a tu lado, me pillas en martes, entresemana, y sabes que sólo puedo ir a verte de viernes a domingo. Lo que más echo de menos, cada día que pasa, cada día que estoy aquí, es no poder compartirlo contigo. Llego cada fin de semana y te busco a ti la primera para poder darte los besos que no he podido en 5 días. Pienso en ti más de lo que te imaginas, porque, al fin y al cabo, eres el pilar más fuerte que me sujeta, que me hace seguir adelante, y, doy, daría y daré todo para que tu futuro sea brillante.
Creces tan rápido que tu tiempo se me escurre entre las manos, hace poco aprendiste a leer, y al dormir, dejaba que me leyeras un cuento, que al final, acababa yo para que te durmieras. Ahora vas a baile y a música, dices que quieres tocar la guitarra como tu hermano o el violín.
Seis años este catorce de diciembre, y recuerdo cada mínimo detalle de la primera vez que te vi, con esos espectaculares ojos negros.
Seis años, recuerdo cuando te enseñaba a andar y a montar en bicicleta, o intentabas aprender el ritmo de una canción dando palmas, o llegar a poner un acorde en una guitarra.
[...] y cuándo sabes que has echo algo mal, que te van a regañar, te tapas la boca y me miras, para que yo lo resuelva, sin decir nada, sin que nadie se entere
[...] cuando diste de comer a la tortuga, y te mordió, la seguiste dando de comer porque aún con lo pequeña que eras, sabías que lo tenías que hacer y que ella no lo había hecho a propósito.
[...] cuado era yo el que siempre te curaba las heridas, y decías que era el médico de casa. Venías a mi corriendo con la rodilla sangrando de otro tropezón y me pedías que no dijera nada a mamá, ni una légrima.
…y lo que disfruto viéndote bucear, nadar…estás preciosa.

Cada vez que llego, que puedo verte, todo pasa muy deprisa, y a penas tengo tiempo de disfrutarlo contigo, el viernes vuelvo, vuelvo a ver esos preciosos ojos negros. Te llamo a mediodía.
Te quiero, te quiero mucho hermanita, te quiero mucho Inés.

  • http://cielbrouille.wordpress.com/ cielbrouille

    A veces los niños con sus acciones o sus palabras nos sorprenden, a nosotros, que con nuestras ajetreadas e incansables vidas creemos conocerlo todo, actuar del modo correcto, y no tenemos tiempo de observar nada, vamos como cegados, de aquí para allá, viviendo una vida, que como siempre digo, y no me canso, nos la planean otros. Me alegra saber que al menos alguien sí se para a ver, a escucharse respirar. Celebro el cariño que te une a tu hermana y lo buena chica que es. Un beso.

  • http://www.blogger.com/profile/16392850656939082898 Darío

    Me conoces, y sabes la forma de ver la vida que tengo, que me paro a escurrir cada sensación, Gracias M.

  • http://www.blogger.com/profile/01389926895667817824 Inma

    Has conseguido que me emocione al leer estas líneas sobre lo que más quieres en este momento.
    Cómo algo tan sencillo puede llegar a ser maravilloso, que incluso es lo que te da la fuerza para seguir luchando y viviendo en medio de este mundo donde cada vez parece más complicado sobrevivir.

    Un beso.