Ha llegado a su destino.

Ventanilla-de-Tren
El señor, que duerme inmóvil,
 
El hombre que no para de mirarte con la intriga de saber qué escribes en esa libretilla negra,
 
El joven escuchando música que no para de dar botes, mover la cabeza y rascarse la nariz,
la mujer de las revistas,
 
Los señoritos y señoritas que se ven importantes tras esa corbata,
aquellos que leen libros…
En la ventanilla, el paisaje corre más rápido que el tiempo, pasando de las afueras industriales, a los paisajes vírgenes.
¿Vírgenes? Ni de coña, paisajes así sólo existen en gente de frondosa imaginación, dulces sueños.
 
La mujer, que habla con su marido, el cual sostiene un periódico en las manos, y por su expresión, seguro que ni lee, ni escucha, tan sólo se evade, quizás buscando esos paisajes….a saber con lo que sueña la gente.
 
El señor que no para de mirar mi libreta, parece estrujarse los sesos contra la tapa, mascando chicle.
 
La niña de mamá con el móvil, ¿con qué soñará?…no quiero ni saberlo.
 
Encerrados en un vagón de tren, dejamos pasar el tiempo, porque no hay otra cosa que podamos hacer. Mentira. Pero lamentablemente, tampoco demasiadas.
 
La mujer, bella y sensual que tengo al lado, esa mujer, con más de 18 años y sin edad, con la que, en toda mi vida, no habré compartido más que un triste y tímido “hola”. Me perderé todo lo que ella oculta en sus ojos, bajo esas gafas, concentrada en sus apuntes, mientras fuera, se hace la noche. Es algo que estoy dispuesto a asumir, no por vergüenza, sino, por no querer incomodar a nadie.
 
 
Ha llegado a su destino.


(archivo propio del viernes 14 de Enero de 2011)
  • http://cielbrouille.wordpress.com/ cielbrouille

    Me ha gustado mucho. Yo también vivo historias de metro y cercanías y me pregunto qué pensará la gente, qué leerá…y la sensación es tan triste: como borregos apilados en un camión hacia el matadero más cercano, sin ser ni para qué.

    También he amado la belleza del dramático desconocido que iba sentado en frente. Levanto muchas miradas al entrar: mi pelo rojo llama demasiado la atención.

    Te felicito por este cambio de temática, muy logrado. Besos enormes desde mi cielo nublado.