Noche II

Me inunda el dolor, cada vez que entro en la cama y no nos calentamos la noche durmiendo juntos. Y ese dolor impide quedarme dormido.
He dejado casi una vida en el pasado, y así lo quiero porque así era si no dormías conmigo.
Dejé de escribir tan a menudo, las canciones, las críticas,… y no es porque haya cambiado de parecer, sino porque ahora, no veo el mundo tan gris, aunque cada vez, más oscuro se hace para quienes siguen al pie del cañón.
No obstante, hay aspectos que tengo que retomar, la música, el deporte, “La Sombra del Viento” , el último libro de Dan Brown , mis estudios, varias conversaciones con distintas personas, este blog que parece caído en el olvido,… creo que no sé escribir como lo hacía antes…
Me encantaría escuchar sin un fin retenido por el tiempo las palabras de quien adhiere en sus cariñosas y siempre sabias frases un “tómate cuenta”;  pero ahora, la distancia se hace ver, y el tiempo que añoro es aquel que no aprecié en aprovechar los días que a esa persona tuve cerca. Aunque no lo sepa, para mí, siempre ha supuesto un gran ejemplo al valor, la superación y el amor.
Maldita imprudencia de la desazón dejada para un mañana. Me lamento tanto de haber estancado mis ganas de no descender en el esfuerzo de levantarme, que a menudo, me veo sin fuerzas para intentar conseguirlo. Llevo tanto tiempo, años, mía, culpa mía. Sea esta mi debilidad y talón, mi fruto de paranoia y bucle de ella misma. De mi caída hacer mi caída.
Mas si me he hundido en mi mismo, ya es hora de nadar de nuevo e impedir que el tiempo dé otro fruto que no sea el barro que me hace seguir descendiendo.
Sé que cometí errores, sé que aun no siendo mi intención, hice daño a gente, porque el amor, duele cuando no es compartido por ambas personas. Pero no por ello me agacharé, reprimiré, esconderé o dejaré de escribir o gritar lo que siento, lo que he luchado por ello, lo que hemos conseguido a pesar de las ruinas de los deseos de quien no se hace la idea o intenta crear fronteras entre el calor de tu piel y la mía. He pasado demasiado tiempo haciéndolo, dejándolo reprimido en mi, pero no creo que tenga ahora nada que sentir o disculparme hacia quienes intentan cada día crear una idea equivocada de mi. Pueden tragarse una a una sus mentiras, sus farsas, sus estupideces.  Les he hecho frente con sinceridad, con respeto, con hechos, conmigo mismo. Con amor.
Pecas, no busco impedir que te vayas, deseo e intento que quieras seguir durmiendo conmigo noche tras noche. Mañana tras mañana.
  • http://cielbrouille.wordpress.com/ cielbrouille

    Qué largo ha sido el silencio! Es verdad que uno no debe olvidarse de quién es, y seguir en esa parcela de intimidad, cultivando aquellas cosas que saciaban su alma.

    Me alegro de tus letras, pero no de tu olvido. Un beso desde el frío:

    Ciel

  • http://www.blogger.com/profile/16755152968192309608 Carmen Dorado

    A pesar del manoseo que sufre la frasecita “el peor enemigo de uno es uno mismo.” Vales “asi de mucho”, como te dirian tus sobrinos. Yo lo secundo. Te echo de menos, carajo.
    Besos y hasta pronto.