Pongamos que hablo…de Madrid

quijote

Dícese de esta nuestra capital, de frondosa historia y jodido presente…

…ya que empezamos por este punto diré que siempre me llamó la atención el conocido “no pasarán” y el gran contraste en el que ahora nos situamos, no sólo no pasaron, sino, que parece haberse instalado con toda su “Esperanza”.
      Partiendo de que nací “en un lugar de la mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme”, donde huele a mazapán prácticamente todo el año y no describes a nadie en 4 palabras, me resulta algo trágica esta nuestra capital. El caos aplastante, o así lo defino yo, caos. ¿en qué parte de Madrid no existe? Ni siquiera sabes cómo volverás esta noche, Inmenso caos; pero a esto la sociedad está acostumbrada, y puesto que soy un tipo con mucha templanza, tampoco es cuestión de asustarme yo…vamos bien. Mientras camino hacia el metro, en el periódico, caos en Barajas, menuda putada, toda esa gente creía haberse librado este pueste del querido caos madrileño….vaya…demasiado fácil. Doblo la esquina y buag! hule a mierda…menos mal que es un parque…como para que jueguen los chavales…(esto en los parques manchegos no pasa…) menos mal que a 12 metros está la tienda de pan, que huele bien de cojones.
Vivo a dos pasos de la Agencia Tributaria, dónde en frente, hay una casa de okupas y en la esquina, un Caja Madrid, en el cual, duerme todas las noches otro vecino.
Hace dos jueves murió mi vecino de en frente, y tardé en enterarme, por casualidad, una semana! (seré yo que no me acostumbro, pero no me gusta esta situación). Cuando era niño, tenía un vecino que me regaló una vieja canasta y jugaba conmigo; aún le veo algún día, aunque creo que ya no me reconoce….estas barbas…

El afecto se pierde en las calles de Madrid y, aunque no está tan mal, no cambio esa canción de Joaquín Sabina, o de Loquillo y Trogloditas, por la el tintero y la pluma de Saavedra y el balonmano de mi tierra.
En Madrid, las estrellas, por la noche, se escapan del contaminado cielo, para mezclarse en los garitos de rock&roll, blues, y jazz…y cómo no, en el metro.

La mayoría de amigos/as vinimos a estudiar a Madrid, aunque, únicamente, nos vemos al volver los fines de semana. No es que Madrid no me guste por su ambiente autista, pero prefiero los Molinos.
Señores, señoritas, les dejo, que tengo que coger un ave…

(archivo propio del viernes 3 de Diciembre de 2010)

  • http://www.blogger.com/profile/11338329825186693248 Sara Pastor

    Toledo…tiene un “algo” especial. :)